Astigmatismo

El astigmatismo es un problema de la vista que hace que tanto los objetos que están lejos como los que están cerca se vean borrosos y distorsionados. Este problema de la vista se debe a un problema en la curvatura de la córnea. La deficiente curvatura de la córnea hace  que la luz no pase de manera uniforme a través de la misma. Debido a esto, la imagen no se forma nítidamente sobre la retina, provocando que los objetos se vean distorsionados.

Al igual como ocurría con las personas hipermetropes, algunas personas pueden tener astigmatismo y no darse cuenta de ello hasta que tienen cierta edad. Esto se debe a que el músculo ciliar, que es el responsable de adaptar al cristalino, realiza un esfuerzo extra para corregir el error de refracción provocado por la curvatura de la córnea. De esta manera, puede ocurrir que una persona tenga astigmatismo (leve) pero no vea borroso. En estos casos, estas personas pueden sentir fuertes dolores de cabeza, molestias y cansancio en la vista.

El astigmatismo puede corregirse a través  de la cirugía láser de ojos. A través de la cirugía láser, se remodela la córnea y se mejora el problema de curvatura. De esta forma, se consigue que las imágenes se formen correctamente sobre la retina y los objetos se vean bien tanto de cerca como de lejos.

El astigmatismo también puede corregirse con el uso de lentes de contacto o de gafas graduadas. Hasta hace unos años se creía que los lentes de contacto no servían para corregir el astigmatismo. Sin embargo hoy en día existen todo tipo de lentillas, y para los casos mas avanzados de astigmatismo existen unas lentillas denominadas lentillas tóricas, que tienen una curvatura especial y están diseñadas específicamente para corregir problemas de astigmatismo. Incluso en los casos en los que es necesario se pueden usar lentillas que además de ser tóricas, sirven para corregir otros problemas de la vista como la miopía o la hipermetropía.