Ataques de Ansiedad

La ansiedad es un estado de ánimo que se caracteriza por un nerviosismo, miedo, angustia o emoción excesivos. La ansiedad tiene su origen en la supervivencia y es una respuesta automática del organismo ante determinados peligros que agudiza los sentidos. Cuando una persona padece continuamente crisis o ataques de ansiedad y estos son severos, se convierte en un verdadero problema. La ansiedad se caracteriza por una preocupación excesiva, nerviosismo y por una aceleración de los ritmos cardíacos y respiratorio. La ansiedad es una emoción normal, que todos tenemos en mayor o en menor medida y que funciona como una respuesta ante un determinado estímulo o situación, como por ejemplo un examen o una entrevista de trabajo que suena prometedora o en la que se tienen puestas muchas esperanzas. Cuando una persona sufre una crisis de ansiedad, probablemente sufrirá ataques de ansiedad aun cuando no tiene un motivo aparente. Las personas con trastornos de ansiedad están continuamente sufriendo por adelantado y preocupándose por posibles problemas, complicaciones y otros aspectos que no han ocurrido y que posiblemente no ocurrirán jamás. Además, una persona con ataques de ansiedad difícilmente podrá controlarse y constantemente estará pensando en lo que tiene que hacer, en lo que debía haber hecho, en lo que se aproxima y en como deberá afrontar estas situaciones.

Los síntomas más comunes de los trastornos de ansiedad son: 

  • Nerviosismo excesivo

  • Imposibilidad de mantenerse tranquila y quieta

  • Falta de concentración

  • Aceleración de la respiración, del corazón, motriz y del pensamiento.

  • Movimientos constantes de las extremidades

  • Palpitaciones y taquicardia

  • Sudoración excesiva

  • Impaciencia

  • Irritabilidad constante

  • Insomnio

  • Dolores de cabeza

  • Molestias estomacales

  • Hormigueos en el cuerpo

  • Mareos

  • Temblores 

Cuando la ansiedad es normal, puede ayudar a enfrentar las situaciones que nos preocupan, pero si es excesiva, lo normal es que termine impidiendo enfrentarse a estas situaciones. Los trastornos de ansiedad suelen ir acompañados de otros trastornos o problemas, como son el estrés o la depresión ante la imposibilidad de enfrentarnos a la ansiedad. 

Más información en: Clínica de Ansiedad