La cama para dormir

Descansar correctamente tiene una serie de beneficios físicos, estéticos y mentales. Los especialistas advierten que un descanso apropiado debería consistir en 8 horas de sueño/noche. Además, sostienen que la persona debe descansar en un ambiente que haya sido previamente ventilado, libre de ruidos molestos y a una temperatura templada. Para descansar lo mejor posible, se debe prestar una especial atención a los diferentes elementos que forman parte de la actividad de dormir, es decir: la almohada, el colchón, la ropa de cama y el pijama.

Almohada. Las almohadas pueden están hechas de diferentes materiales, entre los que cabe destacar: el látex, las plumas y las fibras de poliéster. Entre estos materiales, no hay ninguno que sea mejor que el resto. La almohada más apropiada dependerá de cada uno y de la postura que elija para dormir. Aquellos que duermen de lado, deberán buscar una almohada que sea alta y dura y que mantenga el cuello erguido y en una posición cómoda. Aquellos que duermen en pareja no deberían compartir nunca la misma almohada. Es importante que cada uno tenga su propia almohada para que pueda tener aquella que mejor se adecue a sus características. 

Colchón. El colchón es un elemento básico para descansar bien, pues es la superficie sobre la que reposa el cuerpo. Es conveniente que el colchón no sea ni muy rígido ni muy blando, es decir, que tenga una firmeza intermedia. En el mercado existen diferentes tipos de colchones que se diferencian por los materiales de que están hechos. Los colchones más habituales son los colchones de muelles, látex o espuma. Los colchones ideales son los de látex, ya que tienen una alta durabilidad (entre 15 y 18 años) y se adaptan sin dificultades a la forma del cuerpo y a la postura que la persona adquiere para dormir. También son los colchones más caros. Los más populares son los colchones de espuma o de poliuretano. Estos colchones tienen una elasticidad y un precio intermedio. Los colchones de muelles, son los colchones que más se han utilizado en el pasado, aunque cada vez se sustituyen más y más por otros tipos de colchones. En este caso, las características del colchón variarán dependiendo del tipo y dureza de los muelles. Estos colchones suelen durar hasta 10 años.

Ropa de cama. Es fundamental prestar también una especial atención a la ropa de cama (mantas y sábanas), ya que los materiales de los que están confeccionados tendrán una relación directa con el buen descanso. Se recomienda no utilizar materiales que no permitan transpirar ya que pueden generar un calor excesivo y muy molesto. Los materiales ideales son aquellos que combinan tejidos mixtos y sintéticos.

Pijamas. Los pijamas deben ser lo más cómodos posibles. Se aconseja que no tengan botones o elásticos que puedan apretar. También se recomienda que sean lo suficientemente anchos como para que no sean molestos si uno se mueve por la noche.

 Los especialistas recomiendan seguir una serie de consejos para dormir bien.