Comprar el Perfume Adecuado

El perfume que lleva una persona es parte su identidad, pues esa persona también está relacionada con el aroma que deja. Las fragancias hablan por sí mismas y son capaces de dejar tanto una buena impresión en otra persona como la decisión indeclinable de no querer volver a verla. Por ese simple hecho, el perfume se convierte en un accesorio muy importante del vestuario femenino.  

¿Como elegir el perfume adecuado? 

Todas las personas tenemos una piel particular y única. Es precisamente la química de nuestro cuerpo, en combinación con la fragancia lo que tendrá como resultado el aroma que nos acompaña. Es por este motivo que no siempre el mismo perfume huele de la misma manera en todas las mujeres.

Hay cuatro bases de perfumes: cítricos (son frescos y ligeros, hechos de frutas cítricas); florales (son dulces y fuertes, hechos a base de flores), tierra (son a base de minerales o vegetales que no sean flores, por ejemplo la miel, la canela, la vainilla), almizcle (toman las fragancias de animales asiáticos, son pesados y sensuales).

Después de elegir la base del perfume, hay que prestar una especial atención en la manera como el aroma aparecerá en nuestro cuerpo. Una vez que se aplica la fragancia, se notará un aroma intenso. Pasados unos minutos, el aroma empezará a sentirse con la intensidad como estará presente. Pasada una media hora desde la aplicación, ya se podrá apreciar la base del perfume.

En función de los ingredientes y la manera de elaboración del perfume, sabremos la posible duración que tendrá el aroma del perfume en nuestra piel. Los aromas de mayor duración son los perfumes aceitosos o los diluidos con etanol y los perfumes a base de extracto, mientras que los más ligeros son los diluidos en agua y el agua de colonia. 

Consejos para comprar una fragancia: 

  1. Antes de ir a una perfumería, debes saber cuanto estás dispuesto a gastar.
  2. No compres un perfume sólo porque te gustó como olía en otra persona. Pruébatelo y confirma que el olor es el mismo en ti.
  3. Tómate el tiempo para decidir si realmente te gusta esa fragancia.
  4. No pruebes más de 3 fragancias a la vez. Si quieres hacerlo, procura utilizar granos de café molido como neutralizador de olores. Generalmente los ofrecen en la perfumería. 
  5. Piensa si esa fragancia forma parte de su personalidad y estilo.

 

Los perfumes deben aplicarse en diferentes partes del cuerpo. Los mejores lugares para aplicarlos son el interior de los tobillos, la parte de atrás de las rodillas, la barriga, el pecho, la garganta, la parte de atrás de las orejas, la parte interna de las muñecas y la parte interior del brazo justo en el lado opuesto al codo. El calor que genera el cuerpo en estos puntos intensifica el aroma.

La aplicación de perfumes debe convertirse en un hábito pues es una manera de quererte. Una fragancia, después de todo, está destinada a mejorar tu estado de ánimo y te harán sentir bien y hermosa.