Estrés

El estrés es una tensión especial que siente una persona en su organismo y que se produce como consecuencia de determinadas situaciones que agobian a la persona. Se trata de un síndrome muy común hoy en día debido al estilo y al ritmo de vida actual. El estrés aparece cuando una persona exige demasiado a su organismo, ya sea en el plano físico o psicológico. Esto provoca un estado de ansiedad, cansancio y gran cantidad de síntomas físicos que podrían variar de acuerdo a cada persona. Esta fatiga y ansiedad física y psicológica podrían deberse a diferentes factores, siendo uno de los más habituales el estrés laboral, es decir aquel que aparece debido a una sobre-exigencia de trabajo en el ámbito laboral. También puede aparecer por muchos otros motivos ya que lo que a una persona puede estresarle, es posible a que a otra no le estrese. A menudo, el estrés es mas psicológico que físico, es decir, que no hace falta que una persona esté demasiado cargada de trabajo o pase demasiadas horas trabajando o haciendo alguna actividad sino que puede deberse también a otro tipo de factores, como por ejemplo a una situación traumática o a una situación que esté afectando al individuo psicológicamente. Por ejemplo, la toma de una decisión muy importante para una persona que le sobrepasa y que no se siente capaz de tomar, puede ser una causa o una fuente importante de estrés.

El estrés funciona como respuesta del organismo ante determinados estímulos que nos resultan amenazadores o que nos ponen a prueba y nos exigen más de lo que podemos dar.

En cierto modo, todos padecemos o podemos padecer de estrés en algún momento de nuestras vidas y esto es necesario ya que nos sirve para adaptarnos a la situación y a las circunstancias que nos rodean. El problema aparece cuando el estrés se vuelve excesivo porque la exigencia es demasiada y aparece una gran cantidad de síntomas que afectan al desarrollo normal del día a día. 

Los síntomas más habituales del estrés son: 

  • Aumento de la presión arterial.

  • Taquicardia y palpitaciones.

  • Sensación de ansiedad.

  • Deseos de huir de la situación estresante.

  • Dificultad para concentrarse.

  • Insomnio.

  • Pupilas dilatadas.

  • Dolor o acidez estomacal.

  • Irritabilidad excesiva.

  • Miedos.

  • Inseguridad.

  • Rigidez muscular.

  • Sudoración excesiva.

  • Temblores

  • Dolores de cabeza

  • Cambios de ánimo

  • Dificultad para decidir

  • Tartamudeo

  • Accesos de llanto

  • Problemas para respirar 

No todas las personas presentan los mismos síntomas ante una situación de estrés,. Los síntomas más notorios y que casi todo el mundo padece es la permanente sensación de miedo y duda, así como el cansancio excesivo, acompañado de algún síntoma fisiológico como por ejemplo el malestar estomacal constante, o los dolores de cabeza.