Fobias Sociales

Una fobia es básicamente tener un miedo desproporcionado a algo en particular. Se trata de un miedo que suele ser bastante irracional. Aquella persona que padece se de una fobia social se encuentra fuera de control y no puede dominarse a sí mismo ante la presencia de lo que le provoca ese miedo tan inusual.

Las fobias sociales consisten en un miedo irracional y desmesurado a relacionarse con otras personas, a conocer gente o a estar en contacto permanente con mucha gente. Una persona que padece de fobia social tendrá mucho miedo y ansiedad ante una situación que para otras personas puede resultar totalmente normal, como por ejemplo, asistir a un evento con gente desconocida, o a conocer gente nueva. Cuando una persona padece de fobia social, tiende a evitar totalmente las situaciones en las que tiene que estar con más gente, debido al miedo, a la angustia y a la ansiedad que les provocan estas situaciones.

La fobia social aparece básicamente como consecuencia del miedo a ser rechazado, a quedar mal ante los demás, a hacer el ridículo o a no ser aceptado. Sin embargo, a menudo es precisamente el mismo miedo a sufrir el rechazo o aislamiento por parte de los demás lo que lleva a que una persona, como consecuencia de este miedo intenso, se aísle para evitar aquellas situaciones en las que tiene que estar en contacto con otras personas.

Las fobias sociales pueden empezar como episodios de timidez e ir agravándose convirtiéndose en un trastorno más severo que afecta a la persona en toda su vida social.

Existen distintos tipos de fobias sociales, en la que algunas pueden ser más especificas y otras más generalizadas y en las que el temor alcanza a toda situación social en que haya que estar con otra persona o conocer gente nueva.

Entre las fobias sociales más habituales se encuentran las siguientes:

  • El miedo a hablar en público es una de las fobias sociales más comunes pero también de las que menos complicaciones ocasiona. La mayoría de las personas pueden tener cierto temor a hablar en público pero en los casos más severos, este temor se transforma en una fobia. En función de la profesión y del tipo de trabajo que realiza la persona, esta fobia social podría traer menores o mayores complicaciones.

  • Agorafobia. La agorafobia se define como el miedo a las multitudes, aunque abarca también otras cuestiones. Además de tener miedo a las multitudes, las personas que padecen de agorafobia tienen miedo a estar solas en lugares muy abiertos o a necesitar ayuda y no tener de quien recibirla. Existe un fuerte temor a tener un ataque de pánico o ansiedad y encontrarse solo y sin ayuda, ya sea en medio de una multitud o solo en algún lugar. Incluso algunas personas pueden tener miedo a quedarse solos en su casa.

  • El miedo a las multitudes. Parte de la agorafobia, las personas con miedo a las multitudes evitan cualquier situación en la que haya una gran cantidad de gente. Las personas que padecen de esta fobia social evitarán asistir a eventos multitudinarios por muchas ganas que tengan de asistir.

  • Miedo a utilizar baños públicos. Se trata de una fobia social menos común que las anteriores. Se trata de una fobia mucho más específica y si bien puede parecer más simple, puede ocasionar mucha angustia y ansiedad en quien la padece.

  • Miedo a comer en público. Se trata de una fobia social menos común que las anteriores en la que quien la padece sufre una inmensa angustia ante la posibilidad de comer con otras personas.

Si se padece de una fobia social, lo mejor es consultar con algún especialista que te ayude a tratar el problema y a solucionarlo. Las personas con fobias sociales suelen encontrarse muy angustiadas y frustradas debido a este problema. En los casos de fobia social, la angustia y la ansiedad que se padecen pueden ser muy grandes debidos a la imposibilidad de poder relacionarse con otras personas. Con tratamiento psicológico o con tratamiento medico adecuado, las fobias sociales pueden ser tratadas y superadas y se puede conseguir llevar una vida normal.