Gafas Graduadas

Hace algunos años, el uso de gafas graduadas era incómodo y antiestético ya que las monturas que existían eran pocas, más bien toscas y de tamaños muy grandes y pesadas. Hoy en día existen gran cantidad de modelos, diseños, tamaños y colores para las gafas graduadas, que hacen que el uso de gafas ya no sea un problema y que se puedan llevar sin molestia alguna.

Los avances en el terreno de la óptica y de la oftalmología han conseguido dar diferentes soluciones a los problemas más habituales de la vista como puede ser la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo o la presbicia. Además de las gafas graduadas, se pueden utilizar lentillas o someterse a una cirugía láser.  

Las gafas graduadas también son una muy buena opción para reducir el cansancio visual. Casi todas las personas, sobretodo cuando han alcanzado determinada edad, o cuando tienen un trabajo o actividad en la que están fijando la vista constantemente, suelen padecer de vista cansada. Cuando esto ocurre, es normal sentir una sensación de pesadez en los ojos, incluso sentir como si se nublara la vista y hasta tener dolores de cabeza. Para evitar que esto ocurra, muchos oftalmólogos recetan a sus pacientes, gafas graduadas que le sirven para poder descansar la vista y así recuperar la agudeza visual.

Cuando es necesario usar gafas, es importante consultar con un oculista u oftalmólogo que pueda asesorarnos y recomendarnos cuales son las lentes más adecuadas para nosotros y cual es la graduación adecuada. En algunos lugares es común ver que se venden gafas que no son personalizadas y en las que las dioptrías vienen fijadas. Estas gafas no son las más adecuadas para la salud de nuestros ojos. Lo mejor es acudir a una óptica donde puedan hacerlas a medida, sabiendo cual es la graduación exacta que necesitamos para cada ojo. Asimismo, también es importante elegir una montura adecuada, que nos resulte cómoda y agradable y con la que nos sentamos bien. Muchas personas necesitan utilizar gafas durante la mayor parte del día y por ello es importante llevar unas gafas con las que se puedan sentir cómodas. Por todas estas cuestiones es importante estar satisfechos con la elección de las gafas. En una buena óptica sabrán asesorarte sobre qué modelos de gafas van mejor con tu rostro, que tamaño y que material es el más conveniente, y que colores resultan más vistosos y sientan mejor a tu cara.

 

Fuente: Gafas Graduadas