¿Por que dormimos?

El sueño es una parte natural de la vida de todo ser humano, pero mucha gente sabe muy poco acerca de lo importante que es y algunos incluso tratan de vivir durmiendo lo mínimo posible. Dormir es algo que nuestros cuerpos necesitan, no es una opción. A pesar de que la razones por las que dormimos siguen siendo un misterio, sabemos que cuando descansamos, muchos de los órganos y sistemas regulatorios continúan funcionando de forma activa. Algunas partes del cerebro aumentan considerablemente su actividad y el cuerpo produce más cantidad de determinadas hormonas.

Cuanto mayor es el período que permanecemos despiertos, mayor es la necesidad que tiene el cuerpo de dormir. También cuanta mayor actividad y desgaste (físico y mental) tenemos durante el día, mayor es la necesidad de dormir. Durante el sueño, la actividad eléctrica del cerebro es distinta a como es durante el día. La falta de sueño también suele afectar más al cerebro de lo que afecta al resto del cuerpo.  Tenemos que dormir porque es esencial para mantener los niveles normales de las competencias cognitivas tales como el discurso, la memoria y el pensamiento innovador y flexible. Dicho de otra forma, el sueño desempeña un papel fundamental en el desarrollo del cerebro.

Existen diferentes teorías sobre la función que cumple el sueño. Estas teorías tienen como base diferentes experimentos y el estudio de cómo dormimos, o de las etapas de las que se compone el sueño. Una de las teorías más extendidas es:

La función reparadora o restauradora del sueño: El sueño permite a nuestro organismo recuperar energía, eliminar toxinas y preparar al cuerpo para retener nueva información. Entre otras cosas, dormir:

  • Aumenta el sistema inmunológico, haciendo que el organismo sea más resistente a contraer enfermedades.
  • Libera las tensiones acumuladas en los músculos, columna y articulaciones, mejorando la postura corporal.
  • Ahorra la energía que el organismo necesita para reparar disfunciones internas,
  • Descansa la vista.
  • Produce una mejor oxigenación corporal favoreciendo sobre todo al aspecto de la piel.

La función adaptativa del sueño: Durante el período de sueño, el cuerpo experimenta ciertos cambios físicos. Se reduce la temperatura, la frecuencia cardiaca, la presión arterial y la frecuencia de la respiración. También hay ciertos momentos (etapa REM) en los que el cerebro tiene una actividad especial. Esta etapa se interpreta como una posible alerta del cuerpo durante el sueño.

Otras teorías o hipótesis hablan de la función protectora del sueño, la conservación de la energía o la relación del sueño con la memoria. En relación a la memoria, hay teorías contrapuestas. Hay una teoría que dice que el sueño consolida la memoria a largo plazo y otra teoría apunta a que durante el sueño el cerebro se desprende de toda aquella información que no necesita. Es lo que podría llamarse el desaprendizaje.

La realidad es que no se sabe a ciencia cierta cuál es la función real del sueño. Lo que sí sabemos es que el sueño cumple un papel fundamental en la calidad de vida de una persona. Los trastornos del sueño provocarán que una persona esté cansada durante el día y el cansancio tiene implicancias directas sobre la calidad de vida de una persona.

Una persona que duerme 7-8 horas diarias, sentirá los beneficios que tiene haber dormido en su cuerpo, tanto a nivel físico, como mental como estético. Dormir es una necesidad biológica irremplazable ya que nos permite recargar la energía para encarar un nuevo día. 

Fuente: Oniria