Tengo mucho sueño

El sueño excesivo es un desorden del sueño que se conoce clínicamente con el nombre de hipersomnolencia. Este trastorno se caracteriza por dormir una gran cantidad de horas por la noche (hipersonmia) y tener una somnolencia excesiva durante el día. Según el caso, una persona puede padecer solo alguno de los dos síntomas, aunque es frecuente que se presenten ambos síntomas a la vez.

La aparición de la hipersomnolencia puede llegar por diferentes factores. Este trastorno puede estar relacionado con situaciones de estrés (ansiedad, depresión y aburrimiento), como consecuencia de otros desórdenes del sueño (como apnea, narcolepsia, insomnio), por el consumo de determinados medicamentos (antihistamínicos, pastillas para dormir o tranquilizantes) o el padecimiento de enfermedades como la hipercalcemia o el hipotiroidismo. También suelen aparecer períodos de hipersomnolencia durante el embarazo o durante los ciclos menstruales.

La hipersomnolencia debe ser tratada con urgencia, pues incide directamente sobre el rendimiento de la persona. Además, los deseos que se tienen de dormir durante el día pueden ser perjudiciales para la salud, sobre todo porque es frecuente que la persona se duerma por ejemplo, mientras conduce un coche.

El médico deberá evaluar en cada caso cuales son las causas de la hipersomnolencia para poder indicar el tratamiento más adecuado. Si la aparición de la hipersomnolencia viene como consecuenca de aspectos relacionados con el estrés, es probable que el médico indique algún tipo de terapia relajante, que vaya acompañada de una alimentación sana y de una rutina de ejercicios físicos. En el caso en que el desencadenante sea algún desorden del sueño o el consumo de determinados medicamentos, el profesional analizará el caso y recetará alguna medicación conveniente que podrá complementar con algún tipo de terapia alternativa. Es importante no automedicarse porque una medicación no prescrita por un profesional puede tener resultados negativos o potenciar la somnolencia.