Método Tomatis

El método Tomatis o terapia de escucha, es un método que se basa en preparar al oído como base para el tratamiento de enfermedades físicas y mentales. El método Tomatis hace una diferenciación entre dos palabras que suelen utilizarse como sinónimos pero que realmente no lo son: oír y escuchar. Oír es un acto pasivo de percibir sonidos, mientras que escuchar es un acto voluntario que requiere una actitud y voluntad de la persona.

Tras varios años de investigación en Francia, el Dr. Alfredo Tomatis concluyó que el oído tiene la capacidad de distinguir un sonido frente al resto cuando escucha (es decir, cuando hay un acto consciente). Esta terapia persigue entrenar al oído para que sea capaz de discernir entre los sonidos más finos.

El método Tomatis entiende que las vibraciones de los sonidos generan algún tipo de efecto sobre la persona. Las vibraciones bajas (de 0 a 1000 Hertz) no pueden oírse, pero sí se sienten. Las vibraciones medias son la del lenguaje, la voz y la comunicación (de 1000 a 300 Hertz). Las vibraciones de alta frecuencia (3000 a 20000 Hertz) afectan la actividad psíquica y mental.

En una terapia de escucha, el médico le coloca al paciente unos audífonos especiales, por los cuales administra diferentes tipos de música. El profesional, mediante ese simple método, intenta estimular al paciente, entendiendo que es a partir de esa estimulación sonora, como conseguirá corregir problemas psíquicos que originan las enfermedades.

Durante la sesión, el médico analiza detenidamente la capacidad de atención del paciente, el tiempo de reacción ante los estímulos y la velocidad con la que procesa la información. Para reconocer las mejorías, el profesional deberá llevar una especie de “historia clínica” o registro que le ayude a comparar los datos, es decir, para controlar si con el paso de las sesiones se percibe algún cambio en los estímulos. Este tipo de tratamientos puede brindar mejorías en los procesos de lectura, escritura y aprendizaje, procedimientos que están íntimamente relacionados con la capacidad de entablar relaciones interpersonales. La comparación de los datos será fundamental para conocer si el tratamiento brinda mejorías o no.

El método Tomatis no utiliza ni medicación ni drogas. Además es una terapia no invasiva que no tiene efectos negativos. Su objetivo es reeducar el oído para tener un estado de relajación y plenitud.

El método Tomatis puede recomendarse para el tratamiento de:

  • Problemas de aprendizaje: problemas de habla, lectura y escritura. Para desarrollar este tipo de habilidades es necesario poder analizar cada uno de los sonidos y poder reproducirlos sin interferencias.
  • Problemas para cantar. El método Tomatis permite reeducar el oído y poder controlar la propia voz (ya sea para afinar, pronunciar, etc.)
  • Trastornos en el desarrollo personal. Esta terapia promueve la búsqueda del ser interior. El buen funcionamiento del oído permite alimentar el pensamiento positivo, la memoria, la creatividad, la reflexión personal, y genera estados relajantes.
  • Embarazadas: las futuras mamás podrán lograr, gracias al método Tomatis, una mayor armonía interior y esperar el día del parto más relajadas.
  • Problemas de estrés. La estimulación del cerebro a partir de la terapia de escucha permite activar la creatividad, las ideas positivas, la energía interior y la concentración.