Aromaterapia y Aceites Esenciales

La Aromaterapia (o terapia de aromas) es una técnica en la que se utilizan las esencias aromáticas naturales para el tratamiento de algunos males y enfermedades, sobre todo aquellas enfermedades que tienen una relación directa con el estrés. Las esencias se extraen de flores, hojas, frutos y troncos a partir de procedimientos químicos. A partir de estos procesos se generan aceites naturales que concentran los aromas. Estos aromas se utilizan para complementar un tratamiento médico o como medicina alternativa.

La aromaterapia busca encontrar un equilibrio y armonía del espíritu, entendiendo que un espíritu sano se reflejará en un cuerpo sano. A través del olfato (sentido que está íntimamente relacionado con la parte del cerebro responsable de las emociones), se busca encontrar una armonía en el estado emocional. Los distintos aromas (cada uno con propiedades diferentes) logran un estado de equilibrio tanto emocional como espiritual.

Se considera que la aromaterapia es una técnica alternativa complementaria, y puede ayudar a una persona a:

  1. Paliar los efectos del insomnio.
  2. Reducir la ansiedad y los períodos de estrés.
  3. Aliviar los dolores y los síntomas de la depresión.
  4. Combatir enfermedades respiratorias y estomacales.
  5. Equilibrar los niveles de defensas del organismo.

Los aceites esenciales pueden utilizarse con dos objetivos muy distintos, como son: para su aplicación directa sobre la piel o para ambientar. En el caso en que se desee armonizar el ambiente, la manera más habitual es hacerlo a través de un hornillo. En este caso, se coloca una vela que calienta un cuenco de cerámica. En el cuenco se coloca agua y algunas gotitas de aceite (3 ó 4). Si desea utilizar el aceite directamente sobre la piel, se recomienda utilizarlo diluido en aceites neutros o cremas (de 2 a 4 gotas), y nunca aplicarlo directamente sobre la piel para evitar irritaciones. Si la esencia permite la disolución, también se puede utilizar el aceite como perfume o agregar unas gotitas en la bañera (no más de 10) antes de bañarse. La aromaterapia se utiliza habitualmente en los masajes, ya que potencia el efecto de la relajación sobre el cuerpo y los sentidos.

Cuando se utilizan correctamente, los aceites esenciales no tienen ni contraindicaciones ni efectos negativos en la salud. Estos aceites nunca se deben tomar por vía oral, ni exceder la cantidad ni el tiempo de uso. Si se utilizan en exceso, los aromas pueden causar nauseas, vómitos, y hasta cuadros epilépticos. Además se aconseja no mezclar más de 3 ó 4 aceites. Debe tenerse en cuenta que la mezcla (y por tanto el aroma) debe ser atractivo para quien la utiliza.

Existe gran variedad de aceites en el mercado. Sin embargo, se recomienda no utilizar determinados aceites en determinadas ocasiones. A continuación sigue una guía orientativa, pero no exhaustiva:

  • Durante el embarazo, evitar: romero, salvia, cedro, enebro, hisopo, clavo de olor, mirra, mejorana, alcanfor, albahaca.
  • Si va a estar expuesta al sol, debe evitar los siguientes aceites sobre la piel: evitar angélica, cedrón, limón, naranja, pomelo o bergamota.
  • Si sufre de epilepsia, debe de evitar Salvia y Romero.