Ejercicio físico: la importancia para la salud y belleza

Una rutina de ejercicios es una forma muy sencilla para que una persona pueda obtener importantes beneficios, tales como:

  • Mejoras en lo físico: Desarrollo de la masa muscular, ampliación de la capacidad aeróbica y respiratoria, mejora del sistema cardiovascular, disminución de la presión arterial, mejora de la flexibilidad y elasticidad muscular y disminución de la fatiga.
  • Mejoras en lo estético: El ejercicio físico ayuda a adelgazar y a mantenerse en forma. Además tonifica los músculos y produce efectos estéticos visibles muy positivos en la musculación y en la piel. Además, permite mejorar aspectos tales como la celulitis y las varices ya que promueve y mejora considerablemente la circulación sanguínea.
  • Bienestar emocional: El ejercicio físico suscita un estado de ánimo positivo, disminuye los niveles de estrés, y promueve un mayor nivel de socialización.

Para que una persona que tiene un estado de salud normal pueda obtener estas mejoras, los especialistas recomiendan que como mínimo realice una rutina de ejercicios físicos de una hora al día y por lo menos tres veces a la semana. A medida que la persona se va poniendo en forma, esa rutina podría intensificarse para obtener todavía mejores resultados. Se aconseja que la práctica aeróbica esté siempre supervisada por un profesional ya que si se realizan mal los ejercicios o se realizan con demasiada intensidad podrían ser perjudiciales para la salud. 

Uno de los ejercicios que pueden realizarse sin la necesidad de recurrir al gimnasio son los paseos o caminatas. Un estudio reciente ha concluido que caminar media hora al día y (por lo menos) 5 días a la semana, ofrece grandes beneficios para la salud. Este simple ejercicio no requiere más que el uso de ropa cómoda y un buen calzado y ofrece importantes mejoras en la capacidad cardiorrespiratoria de la mujer y del hombre.

Si realizas una rutina de ejercicios físicos controlados y continuados tendrás muchos beneficios directos sobre tu cuerpo y un bienestar psicológico. Estudios científicos han constatado que el ejercicio físico distrae a quien lo realiza, bajando notablemente sus niveles de estrés. Una rutina de ejercicios facilita la liberación de endorfinas al organismo (las endorfinas son las hormonas que reducen el dolor y generan un bienestar general en el estado de ánimo). 

Los efectos positivos que brindan los ejercicios físicos solo serán perceptibles si la actividad que se realiza tiene una intensidad, coordinación y suficiente duración. Podemos afirmar que la implementación de una rutina aeróbica y al aire libre promueve:

  • El funcionamiento mental y emocional.
  • La confianza en sí mismo y la autoestima.
  • El rendimiento académico y laboral.
  • La satisfacción sexual.
  • La mejora del aspecto y de la imagen que uno tiene de sí mismo (lo que eleva el autoestima).

En aquellos casos en los que el paciente tiene una depresión, llevar a cabo una rutina de ejercicios de forma continuada suele ser un complemento ideal ya que combate los estados de ansiedad y la neurosis severa. Además, la realización continuada de actividades físicas previene las enfermedades cardiovasculares.