Mesoterapia

La mesoterapia es uno de los tratamientos de belleza más populares en la actualidad y consiste en la aplicación de medicación específica directamente sobre la piel (a poca profundidad) a través de agujas ultra finas. Estas microinyecciones se aplican por un profesional médico experto en Mesoterapia. Las agujas son extremadamente finas, lo que permite no sentir dolor durante la sesión. 

La aplicación de la mediación se realiza de manera manual, mediante microinyecciones o pistolas microinyectoras. Ambos difusores permiten inyectar las dosis de medicación justas. Para que el tratamiento sea seguro, se utilizan jeringas y agujas desechables que se tiran a la basura después de la aplicación. Una sesión de mesoterapia debe realizarse en un lugar adecuado que cumpla con las condiciones de higiene y asepsia necesarias, como por ejemplo un consultorio médico.

La mesoterapia es un tratamiento que se hizo muy popular para contrarrestar los efectos de la celulitis y combatir la grasa localizada de diferentes partes del cuerpo. La mesoterapia se utiliza para tratar enfermedades del cuerpo humano, sobre todo para tratar a aquellos pacientes que no toleran bien la medicación por vía oral o general. La mesoterapia se aplica con frecuencia para tratar el reumatismo, la alopecia, el acné, el asma, la migraña, las afecciones de la piel, la depresión, los problemas de circulación, y otras enfermedades óseas o musculares. También es habitual que se utilice la mesoterapia como tratamiento antienvejecimiento, ya que en el rostro pueden aplicarse vitaminas, elastina y colágeno diluidos que retrasan los efectos del paso del tiempo, brindando un rostro más terso y suave.

En la actualidad la mesoterapia se utiliza casi exclusivamente como procedimiento para combatir los problemas estéticos  como la celulitis y la grasa localizada. En estos casos, la medicación que se inyecta actúa sobre la circulación linfática y sanguínea y ayuda a disminuir los triglicéridos, permitiendo que los adipositos (es decir, la grasa propiamente dicha) se vayan dispersando, hasta que son reabsorbidos por el propio organismo y eliminados mediante la orina. .

Una persona en buen estado de salud podrá obtener resultados después de 10 ó 12 sesiones, aunque todo dependerá del caso específico (no es lo mismo tratar un problema estético que una enfermedad). Cuando se trata de una patología y para que las sesiones tengan resultados, el número de sesiones suele duplicarse.

Los especialistas recomiendan que los tratamientos de mesoterapia no se realicen a menores de 14 años, aunque coinciden que estos tratamientos resultan más efectivos cuanto más joven es la paciente. La mesoterapia puede aplicarse en cualquier parte del cuerpo humano, con excepción de los senos.

Los profesionales recomiendan tener un especial cuidado en áreas tales como el contorno de las mamas, la papada, la cara interna de las rodillas y de los muslos, ya que son áreas de riesgo por la gran cantidad de arterias y venas que hay en estas zonas. El precio de una sesión de mesoterapia en España puede rondar los 40 euros.